CV escritora.

by - junio 23, 2017

¡Hola, hola! Hoy vengo con una entrada que tenía muchas ganas de escribir. Antes de empezar, quiero dejaros claro que desde siempre la palabra escritora me ha parecido un mundo, algo enorme, como si me pusiera un jersey tres tallas más grande; sin embargo, poco a poco he empezado a comprender -o al menos así lo entiendo yo.- que el hecho de ser escritora no te hacía hacerlo bien, es decir, los escritores y escritoras son aquellas personas que se dejan hacer por las letras, que se deshacen y viven por ellas, entre ellas y con ellas. No es más escritor quien más novelas publica, si no quien más veces necesita escribir al día porque si no, no es. Así de claro, y así de simplemente complejo.

Dicho esto, ¿cómo empezó While siendo escritora? ¿De dónde nace todo esto que necesito sacar y que me hace crear personajes y sentir otros mundos? Empecé pronto, o eso me ha parecido siempre. Yo era la hermana que se compraba los cuadernos para pintar y las pinturas, que se pedía libros para reyes o que los buscaba en las bibliotecas; sin embargo, no fue hasta que leí Memorias de una Gallina de Concha López, hasta que las ganas de escribir se hicieron más grandes. Cierto es que cuando era pequeña me dedicaba a hacer poemas, me encantaba la poesía, Serrat cantando Miguel Hernández y Antonio Machado, además de las canciones de Sabina, despertaron en mí las ganas de rimar y de escribir palabras bonitas que pudieran ser música. Aunque, como digo, no fue hasta este libro hasta que empecé a tener ganas de escribir uno propio.


Todo lo anteriormente comentado era en primaria, supongamos que en segundo o tercero, cuando tenía unos siete u ocho años. En ese tiempo quería ser escritora de mayor, publicar una novela y vivir del cuento. No tardé en empezar a escribir novelas, en dejarme llevar por los sitios a los que íbamos de vacaciones. Terminé mi primera novela -que tenía "tres libros", y unas cincuenta-setenta páginas cada uno.- a los diez años. No es una buena novela, de hecho cuando la releo me echo a reír y sonrío por lo mal que está escrita, pero es mi primer gran escrito y el amor que le tengo es atroz: Los ciento un diamantes negros -en este título se puede ver el daño que me hizo la películas de 101 Dálmatas, y las ruedas negras de Digimon.-
No tardé demasiado en seguir escribiendo y creando otras historias, de hecho, una de ellas y a la que le tengo un cariño especial, la que escribí estando de casa rural con unos amigos de mis padres. El sitio donde nos hospedamos parecía un castillo, y no necesité demasiado para crear tres o cuatro personajes y ponerme a escribir una historia ambientada en el lugar donde estaba.

Y entonces llegó blogger y el estallido del conocimiento. Gracias a @SaraBatsky y su hermana, se me presentó todo un mundo de nuevos escritores y escritoras, de nuevas amigas que me enseñaron a escribir, de nuevas lecturas, de nuevos aires. Era un mundo de lo que me maravillaba y en seguida me introduje en él. Fue entonces cuando cree mi primer rincón, aunque tenía miedo de lo que podían decir los que me conocían de mí, por lo que cree un nombre: Nicir -algunos lo recordaréis.- y el rincón: historiasbajolalunafrancesa.blogspot.com, y todo un misterio sobre mi nombre, mi cara y mi edad. Poco a poco he ido anulando ese misterio, pero siempre he sentido este mundo totalmente alejado del real, de lo que me rodea, y por ello considero que hay una parte de mí que seguirá siendo algo que no debe saberse. Todo esto fue hace diez años, cuando yo tenía catorce, y un montón de dudas e historias revoloteándome en la cabeza. Sí, este año se cumplen diez años de mi llegada a blogger *confeti*.
Con Nicir se me desplegaron muchísimo las herramientas, empecé a crear historias, personajes que llegaron a calar en vosotros -y que me muero cuando me los recordáis-. Fue un problema de html lo que me hizo cambiar de blog y, sin saberlo, de estilo y hasta de nombre: nació entonces Srta.While que terminaría en ser solamente While, porque decidí que no quería ser una señorita. Crecí de repente, sin quererlo, sin esperarlo, me planté en pArís y su micamisadelasuerte.blogspot.com y todo creció tantísimo que llegué a tener más de ochocientos seguidores -que muchos de ellos siguen ahí, siguiéndome a pesar de que dejara ese blog.- y si lo pienso me entra una morriñA. Fueron los mejores momentos de mi vida como escritora, porque fue entonces cuando nacieron Tat, Rumanía, Georgette, y mi amor por pArís y mi manera de contarlo gustó tanto que empecé a crear mis primeras novelas serias. Comencé a escribir más allá de pequeños relatos -aunque siempre serán de mis favoritos y en los que me considero buena.- y nacieron colaboraciones. Todo esto fue con diecisiete años, cuando empecé con mi primera pareja, que se extendería tres años y pico en el tiempo, y con la universidad, por lo que empecé a crecer, a saber, a sentir, a querer, a dejar de querer, a superar, a reír y a llorar. Fue a raíz de todo eso, además de situaciones dolorosas que me ahorro contar, por lo que cambié y decidí cambiar de blog.
Pasaron varios hasta que llegué a este, que si vainilla que si animoprocellas que si hecAtombe, toda una serie de ideas que acabaron en nada porque no me sentía. Ya no escribía en el blog, ahora escribía en el word historia para no dormir. Amanecieron Centto y Try, Taria Townie y Nate Black -algunos los recordaréis.-, se desarrollaron historias duras, crueles, creíbles y que quería escribir hasta que me desangraran -y que sigo escribiendo.- Crecí, volví a nacer como escritora y me empapé de todas las antologías en las que participaba, en las que me veía, en las que me quería ver. Y de ahí pasé a organizarlas yo, empecé a verme un poco más fuerte, entera, feminista y querida por y para mí.

Y es con Cómo ser Mujer de Caitlin Moran y con Persépolis de Marjane Satrapi con lo que quiero acabar. Es, como siempre, con la Historia de las mujeres, con las mujeres de mis historias, con las que quiero terminar diciendo que con ellas crecí, con ellas me hice mujer, feminista y alguien que sigue luchando a la par que escribiendo. Porque como he comentado, los últimos personajes que he dicho siguen estando en mi cabeza, sigo tecleándoles, aunque menos, y sigo sin querer ser una señorita, soy una escritora porque vive escribiendo, y porque escribe para vivir.

¿Y vosotras/os, qué recordáis de vuestro pasado escritor? ¿Os ha cambiado alguna novela la forma de ver la escritura y la forma de sentir? ¿Os acordáis alguno de Nicir, Tat, Rumanía y demás compañeras? ¿Alguno se acuerda de Centto y Try? ¿Y de Nate Black? Contadme tanto y de lo que queráis, encantada estoy de leeros. Gracias a todos/as por pasaros, por comentar -ya sabéis que da muchísima vida al blog.- y por seguir aquí, a pesar del tiempo, de los años y de los cambios.

@wguail

You May Also Like

14 comentarios

  1. Me ha parecido una entrada tan tierna y tan entrañable, que quizás algún día hasta me animo a hacer algo parecido...
    Recuerdo que yo te descubrí a los 17/18 y que fue con una entrada de Ru, de la que me enamoré ipso facto. No sé que sería de tu anterior blog, pero de pAris lo que más recuerdo son todas las mujeres fuertes, valientes y viscerales. Creo que por eso me gustaba tanto.
    Es más, recuerdo que por aquel entonces ya existía twitter y que la gente de blogger empezamos a crear "comunidad" por esas otras tierras. Recuerdo que el día que me agregaste a twitter me sentí super importante porque por aquel entonces yo tenía como 50 seguidores y tú, eso, unos 800 :DDDDDDDD

    Ay, el pasado está lleno de cosas preciosas y me quedo con que vengas a soplar las cenizas para reavivar viejos fuegos. Me ha encantado <3

    ResponderEliminar
  2. Me ha hecho muchísima ilusión esta entrada porque justo hace unos días estaba pensando en el tiempo que llevaba escribiendo y en todo el camino recorrido.
    No te sigo desde hace tantísimo tiempo y no conozco a la mayoría de cosas que mencionas, pero conozco a la While de ahora, a Centto y Try, a Tat y Rumanía.
    Leer tu entrada ha sido como ir viendo al mismo tiempo todo mi progreso: desde que empecé a escribir en libretas, hasta publicar historias de vampiros en blogger y hasta llegar a quien soy ahora. Todavía sigo escribiendo historias, aunque ya no las publico.
    Me hace muchísima ilusión leer todo este avance, de verdad. A veces no nos damos cuenta del tiempo que ha pasado desde la primera vez que, y ahora es todo tan distinto. Somos tan distintas.

    Un abrazo muy grande, jo ♥

    ResponderEliminar
  3. He sentido la irrefrenable ansia de escribirte porque yo no te sigo desde los inicios, llegué muy tarde a París y casi no conozco a Rusia (aunque te he leído mencionarlo muchas veces en twitter). Sin embargo, Centto y Try se me quedaron grabados en la mente y he sonreído ampliamente al leer sus nombres ahora.
    Siempre es un placer leerte. No sé qué haces con las palabras, pero lo es.
    ��

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo a tus personajes y aún tengo la intriga con Centto y Try, que espero leer en portada dura y firmada la primera página.
    (Tu entrada sobre el Norte me ha traído recuerdos y es preciosa).

    Abrazos. ♥

    ResponderEliminar
  5. Te decía por Twitter que me había emocionado la entrada. El motivo es, primero, tu forma de contarlo. Me ha parecido muy tierna. Pero lo segundo es que yo he estado ahí. Recuerdo que tú fuiste una de las primeras personas de ese círculo bloggero que se formó y se trasladó a Twitter después. Recuerdo tu pAris y todos los personajes que mencionas y claro, cómo no emocionarme. He tenido la suerte de estar ahí para leerte en todas esas etapas. Conocí a una Nicir totalmente anónima y ahora conozco a una While a la que le pongo cara y voz y a la que sigo admirando como el día que la descubrí en la red ♥

    ResponderEliminar
  6. Que bonita entrada, muy dulce y nostálgica, me ha hecho sonreír con ternura. Me recuerdas mucho a mí, a mis antiguas pasiones... Porque también va a hacer ya 10 años que abrí mi blog, y empecé de forma muy similar a la tuya. Me hace feliz que tú seguiste hacia delante con ello, que no te diste por vencida y sigues cuidando tu pasión por la escritura.

    Felicidades por esa década tan cargada de sentimientos y magia, espero que sean otros diez, y luego otros diez, y así hasta el infinito, porque sabes hacer magia y tocar corazones.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  7. Te recuerdo como While desde que te descubrí... Y de eso hace unos seis o siete años, creo. Madre mía cómo pasa el tiempo.
    Una entrada muy entrañable, ha sido un placer leer este recorrido por tu historia como escritora.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  8. Tu historia con la escritura es muy muy parecida a la mía, aún guardo el primer cuento 'largo' que escribí en P5 sobre un reloj que no tenía horas como si fuera mi más preciado tesoro (¡y eso que a penas sabía escribir! - formalmente hablando -).
    Creo que post como estos son importantes, es importante recordar que para nosotras escribir no es sólo un pasatiempo, no es algo que hagamos hecho 'a partir de una edad determinada' sino que es una forma de expresión que llevamos dentro desde la niñez, probablemente una mirada particular desde que nacimos, y eso es muy muy especial.
    Me alegra que nuestros caminos se topasen en la época dorada de blogger, aunque ahora la recuerde y piense que estoy ya muy muy lejos de esa primera 'Albanie Monique'.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PD: Perdona mis catalanadas y mis invenciones de verbos inexistentes.

      Eliminar
  9. Ay, ay, ay, me leí esta entrada nada más la publicaste en el móvil cuando iba en el metro y fue como ¿¿¿Ya han pasado 10 años??? No te conozco desde hace tanto tiempo pero sé que al menos, desde hace más de seis seguro. No recuerdo el nombre de tu blog pero recuerdo a Rumania, sé que era un blog mucho antes que el de vainilla y animoprocellas, recuerdo que en un trabajo de la universidad te hice una pequeña entrevista y añadí tu blog. Sin duda ha pasado un montón de tiempo y hemos evolucionado y crecido una barbaridad. Enhorabuena por tus 10 años y espero que cumplas muchosmuchos más.

    ¡Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  10. Creo que todos nos podemos sentir más o menos identificados con lo que cuentas, aunque yo te haya seguido más recientemente, pero también escribía desde muy chiquituja. Y pasó lo mismo, un día llegué a blogger. Y encontré una comunidad-casi-familia a la que estoy viendo crecer año tras año: no puedo alegrarme más de que formes parte de ella. Un besazo.

    ResponderEliminar
  11. Yo no recuerdo cuándo comencé, pero sí recuerdo que fue hace mucho tiempo. Y nunca me cansé. Pero si hay épocas en las que necesito alejarme de las letras. Necesito coger perspectiva, y aire, sobretodo aire. Porque siento que escribir, a veces, me lo quita.

    Es muy bonito saber cómo ha empezado While, la que ahora es While. Y más bonito aún recordarte como Srta., y todos tus personajes. (Todavía sigo enamorada de Rumanía.)

    Ojalá leerte por muchos, muchos años.

    Te,
    Sab.

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado muchísimo esa entrada, W. Confieso que en parte te la sugerí no para darte ideas, sino porque tenía muchas ganas de saber cómo había sido tu nacimiento como escritora ya que esa parte de tu vida me la perdí, y me encanta saber que desde tan pequeña ya estabas tan ligada con las letras. La verdad es que me habría gustado leer esa historia tuya, "Los cientos un diamantes negros", pero entiendo que ese tipo de escritos da corte enseñarlos. Yo también tuve una historia escrita por esa época, "La ciudad de cristal" y la recuerdo con muchísimo cariño (aunque muy vagamente)
    Me alegra muchísimo haber presenciado la gran mayoría de tu carrera como escritora en primera persona. No te imaginas cuanto <3

    ¡Un besazo gigante!

    ResponderEliminar
  13. Hablamos tanto por tantos sitios (¿recuerdas un día en el que no hablemos en absoluto? yo tampoco) que daba por hecho que me había pasado a comentar por tu blog. Y NO. DESHONRA SOBRE MIS CROQUETAS.

    Esta entrada me gustó mucho y me hizo meditar en mis propios comienzos. Es genial verte escribir y disfrutar con ello, pero sobre todo es genial Centto y Try y que confíes en mí como lectora para mostrarme a tus bebés. ME ENCANTA. Queda mucho por leernos mutuamente y mucho mucho por escribir (y llorar juntas cuando se publique algo, porque se acabará publicando, y podamos acariciar esas palabras en papel).

    N(acho)

    ResponderEliminar