Las 10:25 de un martes de tren y sol.

by - junio 02, 2016

Me he dejado la voz en carne viva, esperando que llegue algo que se fue antes de quedarse. Me he dejado las uñas, la paciencia, los sueños goteando en esa cuerda verde que tengo para la ropa.
Hace demasiado tiempo que está nublado, aunque fuera ya es junio y aprieta el calor. Las gotas ya no son de sudor, porque ya no follamos -no voy a llamarlo hacer el amor.-, ya no nos extasia la vida, ya no nos desenfundamos.
Contigo ha dejado de merecer la pena todo este saco de mentiras. Que los tiré al mar el mismo día que te fuiste y que me hiciste llorar, la misma noche que, sin dormir -harta ya de despedidas, para qué mentir.- cogí tu bolsa, las llaves y mis ganas de océano, y marché. Allí dejé tus mentiras, tus miedos y tus dudas. Serrat decía «que si te toca llorar, es mejor frente al mar.», y eso hice. Me resquebrajé con un estruendo, con cuerpo, con fuerza, con furia, con alma.
Me rompí en tantas partes aquella vez que no he vuelto a ser la misma, y mejor así, porque ya no me dejo la voz, no me como las uñas, ni tengo que cerrar heridas. Ya sólo me muerdo -y en época de exámenes.- la piel interna de la boca, a expensas de que aparezca otra a la que morder.


He vuelto con algo corto pero que he escrito en el metro y que me apetecía compartir. Mañana termino, mañana por fin seré libre y si todo va bien seguiré siéndolo hasta septiembre. Y es por eso que he querido darle vida a esto, y que quiero empezar a darme vida a mí misma.
gracias por estar ahí, por comentar, por leer, por aumentar el número de seguidores a pesar de mi ausencia. Gracias.

@wguail

You May Also Like

4 comentarios

  1. Te echaba de menos por aquí, querida W.
    Me ha gustado lo que has escrito, a pesar de ser coritito, llega dentro. Yo también he sentido eso, y sé qué se siente. Es horrible, pero ánimo, porque muchas veces es mejor mordernos a nosotras mismas, que morder a alguien que no merecerá la pena.

    abrazos miles para ti♥

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno es que el llanto se largó y ahora puedes disfrutar del océano sin lágrimas en las mejillas.

    (sonrisa de elefante)

    ResponderEliminar
  3. Te como de lo cuqui que eres y de las ganas de abrazarte; también por haberte dejado caer por blogger, porque esto no es lo mismo sin ti, pero ni en mil millones de años, vaya.
    El segundo párrafo me ha recordado a Centto y a Try, llorar frente al mar me ha recordado mis ansias vivas de poder estar ahí, junto a las olas, en mi elemento.

    Abrazo infinito, W.
    13

    ResponderEliminar
  4. Me encanta poder volver a leerte por aquí. Transmites muchísimo con tus microrrelatos. Me han entrado ganas de ir junto al océano contigo para secarte esas lágrimas y hablarte de tonterías hasta que sólo quede en tus labios una sonrisa.

    (Qué bien que ya seas libre por fin, tengo muchas ganas de volver a verte, achucharte y, también, leerte :)

    ResponderEliminar