Hogar del norte.

Muchos de vosotros y vosotras sabéis que tengo otro Refugio en el norte que, rodeado de playas, es de todos los tonos de azules y su verde me inspira calma. Por eso he querido traeros fotos de los sitios a los que hemos ido en estas vacaciones, y por primera vez, ponerle nombre, cara y lugar a algunos de los escondites por los que me pierdo (al menos y si se puede), una vez al año desde que tengo memoria.


LERMA.
Fue nuestra primera parada de camino al norte, y aunque es un pueblo al que ya fui en otra ocasión de pasada, debo admitir que me encanta. Tiene un aire antiguo precioso, y un montonazo de historia -cosa que me puede.-, así que os animo a que vayáis a verlo o trasteéis en internet sobre ello.

Apenas tengo fotos porque mis padres querían irse de allí deprisa para poder ver el verde del norte, pero os dejo esta foto para que os pique la curiosidad -aunque sea un poco.-


LLANES
Es, por así decirlo, la joya de nuestra corona. Donde siempre terminamos varios días viviendo, el lugar que siento hogar a pesar de que lo vea de año en año. Llanes tiene toda una serie de recuerdos, playas y sitios que me hacen sentir protegida. Es un lugar pequeño, pero con un montón de recovecos que he podido fotografiar varias veces, y por los que siento un amor muy, muy especial.

  
 

LASTRES
Si Llanes es la cuna de los recuerdos, Lastres ni os cuento. Lleva siendo el nido de mi nostalgia desde que tengo memoria. Es donde corríamos por la playa, donde comíamos, hacíamos fotos y reíamos desde que yo era demasiado pequeña para recordarlo. Es una zona preciosa, un pueblo con un encanto desmesurado. Algunos lo reconoceréis porque se grabó allí la serie española de Doctor Mateo.
 
 

SAN VICENTE DE LA BARQUERA
De este pueblo no me acordaba, si os soy sincera. Estuvimos trasteando por aquí mientras esperábamos a mi hermana, y en él pude sacar fotos de azules, de mar y de detalles. La verdad es que fue una tarde bonita llena de risas. Os recomiendo ir y pasear, aunque no tiene tanto encanto, lo que se encuentre cerca del mar siempre es bien recibido para la sonrisa.

 

No solamente hubo tiempo para los pueblos y recuerdos. Nosotros siempre que vamos al norte terminamos por pasear y hacer marchas. La primera de ellas, la llamada Ruta de los colores del Valle Oscuru, estuvimos tres horas y media caminando por el bosque, con unos colores preciosos, ¡parecía la selva!
  

Otra marcha que hicimos, repetida porque quisimos que la viese mi hermana esta vez, es la del Camín Encatau, que es una marcha preciosa porque a cada ratito hay figuritas de madera de la mitología asturiana. Están desperdigadas por el camino y es bastante más corta que la anterior, a mí se me hace siempre muy corta porque me encanta buscar las figuras. La recomiendo totalmente.

 

¡Y hasta aquí la entrada! Fuimos a muchos más sitios, e hice muchas más fotos -llegan a 400.-, pero quería hacer una entrada pequeña que os mostrara un poco todo, sin entrar demasiado en detalle, para que os picara el gusanillo. Antes de despedirme, quiero anunciar una cosa que me hace mucha ilusión, y es que para julio ¡habrá un fanzine! Le estoy dando los últimos retoques, y quiero que quede bonito para todos/as las que quieran hacerse con él. Será barato, y en él habrá muchas palabras sangrantes, mucha nostalgia y dos/tres fotos de todos estos días. Con muchas ganas estaré de mandaros tantos como queráis y de que leáis y miméis mis letras.
Gracias por leer, por comentar -ya sabéis que dan mucha vida al blog.- y por seguir. Espero que os haya gustado la entrada.
@wguail

12 comentarios:

  1. ¡Qué ganas de Norte me has dado! Tengo una deuda pendiente con él y en cuanto pueda me sé de una catalana que irá a conquistar esos cielos grises, ese mar tan azul y esos verdes que me pirran. Cómo me gustaría escaparme contigo a destrozarnos los pies caminando y reír con una cervecita al lado del oleaje.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan este tipo de entradas en las que se habla de viajes y hay fotos y demás. ¡Son tan bonitas! Me encantan las fotos y la descripción. Ya sabes que tengo muchísimas ganas de norte y tengo un montón de ganas de Asturias. Después de todo lo que he visto y nos has contado, creo que iré a esos sitios, a tu Refugio junto al mar. ¿Por qué es todo tan bonito?

    un besito♥

    ResponderEliminar
  3. No sé por qué, pero en esta entrada te he sentido mucho más desnuda (quizás sea sólo cosa mía, o quizás es que estoy acostumbrada al recelo con el que guardas los rincones de la memoria y me ha sorprendido).

    Haces que me muera de ganas de viajar al norte, que lo has sabido sacar precioso <3

    Un abrazo enorme, W <3333333

    ResponderEliminar
  4. Qué sitios tan bonitos.
    Espero que tengas un día feliz, un saludo.

    ResponderEliminar
  5. No he estado en ninguno de los sitios que mencionas, y esto que de España sólo conozco el norte (qué desastre), así que me los apunto :)

    Un beso enorme (y esperando ver el fanzine, claro).

    ResponderEliminar
  6. joder que blog tan bonito, no sé ni como he llegado aqui pero esto es increible.

    ResponderEliminar
  7. Me dije que este año volvería al Norte y volvería al mar. Esto también es una forma de hacerlo. Gracias :)

    ResponderEliminar
  8. Jopé, no tenía ni idea de que fuerais al Norte tan de seguido, es decir, desde que eras pequeñitapequeñita, yo creía que era algo nuevo de hace un par de años jajaja ahora entiendo todo ese cariño y esa nostalgia de la que hablas ♥ Yo nunca he estado por ahí, pero con estas fotos me han entrado unas ganas ♥♥♥ Desconocía Lastres y me he enamorado pero ya mismo de esas fotos, jo, algún día tengo que pasar unas minivacaciones allí.

    Un abrazo gigantinorme :)

    ResponderEliminar
  9. Llanes (en realidad Asturias es general) es mi lugar favorito del mundo. Uno de mis viajes allí fue en febrero, con todo prácticamente vacío, sin turistas, solo la paz del norte y fue una experiencia increíble. Y me hice amiga de un par de ponis :)

    ResponderEliminar
  10. Cuando te leo hablar del Norte es como si me leyera a mí misma, porque lo amo tanto que no sé qué haría si algún día tuviera que irme de aquí. El norte es calma y cura. Qué cosas más bonitas has captado, W <3

    abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  11. ¡Vivan los refugios en el norte! Yo tengo también uno, pero en el País Vasco. Hace años estuve en Gijón, pero de Asturias no conozco mucho más y por lo que veo me estoy perdiendo un montón de sitios bonitos *-* Las fotos son preciosas, me encanta ese cielo "niebloso" tan característico del norte que hace que las fotos queden siempre acogedoras (:

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  12. Has conseguido enamorarme con esas fotos y esa descripción de esos lugares tan mágicos <3

    Podría leer páginas y páginas sobre tus escapadas al Refugio :)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar