PALOMITAS || Woody Allen.

by - octubre 12, 2016

Septiembre no ha sido un mes donde haya visto demasiadas películas, de hecho sólo recuerdo haber visto dos, y están en las reseñas especiales que os traigo por aquí. He decidido hacerlo diferente, porque no quería dejaros sin reseñas de películas durante mucho más tiempo, por ello he decidido haceros cinco mini-reseñas sobre uno de mis directores favoritos: WOODY ALLEN.
Sí, me encanta el director de gafas de pasta y pelo canoso, sus películas consiguen transportarme, hacerme sentir en casa, hacerme sentir que vivo, que puedo vivir, que los personajes viven. Me hace sentir artista, me hace querer querer, me siento en un hogar cuando veo cualquiera de sus películas. Además, provoca lo que pocas películas consiguen: siempre que veo una película de Woody Allen me quedo unos minutos sentada en la butaca o en el sillón de mi casa, quieta, con miles de sentimientos a flor de piel, con miles de pensamientos. Me despierta, eso es, las películas de este director despiertan y desentierran pensamientos y sensaciones que creía olvidadas, y eso me encanta.
Por ello he decidido traeros aquí las películas que he visto, son pocas, está claro, pero son de mis favoritas, y tienen unas bandas sonoras además de una fotografía, preciosas.

Os contaré brevemente cada una, sin hacer ningún spoiler para que podáis leer la entrada sin miedo.


              MANHATTAN, 1979.

Puede parecer una película lenta, pero a mí me gustan muchísimos los detalles tan característicos de este director en la película. En blanco y negro, nos acerca a la vida corriente de un hombre doblemente divorciado, que se enamora y desenamora. Que quiere y vuelve a querer, y que recuerda. Me gusta mucho la relación entre una de sus ex-mujeres con Woody Allen (director y actor protagonista), así como muchas de las frases que nos acerca.
Es una joya del cine, una de las películas que pueden definirse como un clásico en la historia del cine, que os recomiendo. A mí me hizo sonreír, echar alguna carcajada y, como os he comentado, sentirme arropada por las relaciones que se desarrollan en la película.






                MATCH POINT, 2005.
La vi hace mucho tiempo, de hecho fue la primera película que me pusieron de Woody Allen, y es la que menos se parece a las otras que os he traído. Nos acerca a una situación obsesiva y pasional, como nos describe en el póster de la película, de una manera palpable. Eres capaz de sentir esa obsesión. Es brutal, de verdad que sí, el final hizo que me quedara clavada al sillón, barruntando a lo que llamamos suerte y a lo que no. ¿Es posible que creamos que tenemos mala suerte cuando realmente esa mala suerte es en realidad la buena suerte? En mi cabeza estallaban preguntas de este estilo cuando la terminé.
Woody Allen te sabe mantener pegado/a a la pantalla con Match Point, además de hacerte sonreír, reír, suspirar y sorprenderte.
Te acerca de manera simple a las cosas complicadas de la vida.






      MIDNIGHT IN PARIS, 2011.
Un salto enorme en el tiempo, pero era de esperar. Quería ver la película de Woody Allen que tuviese pArís en el título. Y menos mal que me la pusieron cuando, todavía lo recuerdo, tenía diecinueve años y acababa de enamorarme. Cómo la disfruté, cómo me reí, qué preciosidad de imágenes, fotografías, de actores. Me encantó, y no es una película donde haya una acción desbordante, no es una película que se caracterice por su rapidez, es lentamente preciosa. Suceden las cosas con tiempo, como en la vida. Esta es una de mis películas favoritas, teniendo unos colores y unos personajes que nos acercan a la historia, al arte y a todo lo que se vivió.
De verdad que merece la pena verla aunque sea una vez en la vida.
En esta película, y en todas las que he visto, los diálogos son geniales, y creo que por eso Woody Allen me gusta tantísimo, porque considero que unos diálogos con profundidad son de las cosas más difíciles, y que más disfruto, del cine.




               BLUE JASMIN, 2013.
La vi sola porque nadie quería ver esta película: se perdieron una joya. Muchas veces me dicen que Woody Allen deja las películas "a medias", como si realmente no hubiese escrito el final de la historia. Yo sonrío ante sus palabras y siempre suelo decir algo parecido a: no hay mejor final que no tenerlo, porque los finales, sean como sean, son tristes. Las películas que tienen un principio y un final claro me gustan, claro que sí, pero las películas de Woody Allen, al menos las que he visto, me gusta que tengan los finales tan abiertos como la vida. Y es que eso es esta película: muy vida, es amor, mentiras, dudas. Es la sociedad metida en la vida de la mujer que nos muestra el póster de la película. Es la sencillez, el ser tú mismo/a. Esta película me trastocó un poco en cuanto al tema del amor se refiere, porque me recuerda mucho a la frase de aceptamos el amor que creemos merecer, y es cierto. Cada día que pasa corroboro más el hecho de que nos conformamos, de que huimos de la idea de que podamos valer mucho más, aborrecemos el hecho de que de verdad valemos la pena.




          CAFÉ SOCIETY, 2016.
Y para terminar, la última película de este director que ha visto la luz: Café Society. La vi hace poco, de manera improvisada, que es como me gustan más los planes, y me dejó en la butaca del cine observando los créditos minutos después de que finalizara. Me encantó. Nos acercó a ese mundo real lleno de personas reales que se introducen en la farándula y el cine. Nos acercó a los amores de hace años que después de tiempo siguen quemando un poco, como si los recuerdos siguieran escociendo. Nos habla de las cenizas, de las oportunidades.
Además de darle un toque al protagonista que me encanta, provocando que quiera besarle las manos, los nudillos, los rizos y las inseguridades, tiene detalles que son característicos del director (que se ven en todas las películas anteriores, pero que en esta me ha hecho sonreír especialmente al descubrirlos.)
Tiene una Banda Sonora preciosa (esta y la de Midnight in París son de mis favoritas), así como una fotografía colorida, situaciones del día a día, y la capacidad de hacer florecer sentimientos. Ya sabéis, es Woody Allen, y como os he comentado anteriormente: va a provocar que veas detalles de los personajes que son tuyos, sintiéndote parte de la película.



¡Y hasta aquí la entrada de hoy! Muchas, muchísimas gracias a todos los que comentasteis la entrada del otro día y los que compartisteis por twitter dándole a RT, vale mucho. De verdad, muchas gracias porque se renuevan las ganas de seguir subiendo entradas. Y bueno, para esta entrada de Woody Allen, ya sabéis, se agradecen muchísimo los comentarios, muchísimo, muchísimo, y los RTs en los tweets que le dedique a la entrada.


ya sabéis,
para cualquier cosa
@wguail

You May Also Like

7 comentarios

  1. Me ha llamado muchísimo Midnight in París, seguro que estará entre las próximas que vea. ¡Muchas gracias por las recomendaciones!
    De Woody Allen solamente he visto Annie Hall, en donde me quedé prendada de los monólogos y diálogos, ya se ve ahí la brillantez.

    ResponderEliminar
  2. Woody Allen me parece un gran director y respecto su trabajo. Me encanta leerle hablar tan bien de él, sin embargo no es alguien que me guste. No digo que haga mal las películas, las hace preciosas como tú cuentas y reales... Y ahí es donde falla conmigo, porque yo al ir al cine lo que menos busco es realidad, me gusta ir al cine a evadirme de la vida y si es eso justo lo que voy a ver, vida, pues no me convence. Pero para gustos, colores. Aún así me parece fantástica tu entrada y como express lo que sientes con las películas del señor gafapasta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi modo de ver, lo más fácil es representar lo que no existe. La imaginación no tiene límites, y realmente nadie te puede decir que hayas hecho mal "x o y" porque nadie sabe cómo se siente realmente un extraterrestre, un vampiro o cualquier cosa sobrenatural e irreal que haya habido en el cine. Pero la realidad, las personas, los sentimientos, los dolores, las risas. Todo eso lo vivimos nosotros, y por eso me gusta buscarlo en el cine, porque me provocan cosas reales, porque despiertan cosas reales, y porque puedo saber que lo que me está contando es así o no, porque lo sé a ciencia cierta. Como has dicho, para gustos los colores, pero de verdad, es muy difícil conseguir hacer que una persona se sienta reflejada en la piel de un actor random.

      Gracias por comentar,
      abrazos fuertes ♥

      Eliminar
  3. ¡Ay, Woody! A mí también me gusta muchísimo su cine, admiro mucho el ritmo que lleva, sacando prácticamente una película cada año. Las que tú has visto también son de mis favoritas de él ♥
    Lo que me pasa a mí es que he visto casi toda su filmografía (me quedan sólo 17, tiene una exageración de películas este hombre) y claro, la cosa cambia. Empiezo a verle defectos, a ver que muchas veces habla un poco de lo mismo, que se repite, las flojeces... De hecho, las películas que tú mencionas creo que son del grupo que considero realmente buenas, y hay muchas más, claro. Lo que si duda es cierto es que tiene una manera especial y única de hacer cine, es un cine suyo y reconocible, y eso es muy de admirar, además de lo que tú mencionas: la manera en la que hace al espectador susceptible ante lo que ve, es maravilloso.
    Un abrazo fuerte.
    P.D.: Preveo una conversación chachi sobre todo esto (e incluyo también el comentario fabuloso que me dejaste) mañana y tengo muchas ganitas.

    ResponderEliminar
  4. Qué envidia me da la gente que ve y conoce tantas películas. Nunca he sido demasiado cinéfila. Me gusta ver películas, sí, pero disfruto más con otras cosas y al final acabo viendo algo que ya he visto mil veces porque no sé qué poner. Es algo que quiero cambiar, porque veo muchas películas que llaman mi atención y me gustaría ir más allá de las cuatro cosas masificadas que dan en el cine. Match point me llama mucho la atención, y de Café Society he oído cosas geniales, así que tendré que verla.

    Me encantan tus entradas con palomitas.

    (abrazo de oso)

    ResponderEliminar
  5. A mí me ocurre exactamente como a Verónica Living, hace unos años me pegué el atracón de mi vida con Woody Allen y me quedan muy poquitas películas de él por ver. Sí es cierto que hay algunas realmente buenas (y considero que Manhattan es una de ellas) pero últimamente todas sus películas son iguales y, para mí, ya no tienen la magia de Annie Hall o Alice, y cuando llegó a 'Conocerás al hombre de tus sueños' y la horripilante 'A Roma con Amor' dejé de ver sus novedades. Además no es un personaje que me guste como persona, respeto su trabajo original, pero no le daría ni un céntimo (es también por eso que ni me planteo ir a ver sus últimas películas al cine). Pero para gustos los colores ^^

    Yo te recomiendo mucho La Fille sur le Pont si te gustan las películas que hablen de vida.

    ResponderEliminar
  6. Tengo una pregunta en las fichas de mi cuaderno de cine que dice "¿Volverías a ver la película un día cualquiera o durante tus noches creativas?" y creo que con la mayoría (sino todas) las películas de Woody Allen la respuesta sería "Por supuestísimo".
    Me encanta esta entrada y cómo está escrita porque me siento muy identificada con las emociones que dices que te transmiten sus películas. De Allen me fascina la caracterización tan marcada y peculiar de sus personajes, cómo trata las relaciones personales y, cómo ya has dicho, su fotografía. Oh Dios la fotografía. Me pierdo en sus fotogramas tan cuidados, tan buscados. Ahora que estoy estudiando Realización Audiovisual me doy cuenta realmente de lo difícil que es conseguirlos, pero si lo haces es pura magia.
    De todas las que mencionas solamente me falta por ver Blue Jasmine, pero caerá pronto. De las otras yo creo que mi favorita es Match Point porque, como dices, me mantuvo en tensión todo el tiempo y me dejó en el sofá un buen rato en plan "Jo, vaya peliculón" y meditando sobre esa bendita suerte. Manhattan y Cafe Society están en un escalón parecido, de hecho creo que Jesse Eisenberg es el moderno Woody Allen, en el sentido de los personajes que solía interpretar (con esos gestos tan awkward, esos balbuceos y esa forma de ser tan entrañable); me encanta el tratamiento de las relaciones y los ambientes (la fotografía askfafhñ) y la narración. Midnight in Paris está en una categoría aparte porque desprende tanta magia y ganas de viajar en el tiempo a París y todo que buf. El único problema que tengo es el toque de parodia que lleva encima, que me saca un poco de la película a veces, y que no me gusta demasiado Owen Wilson.
    Te recomiendo si no has visto 'Annie Hall', rompe a veces con la cuarta pared, tiene un estilo muy característico de Woody Allen y está muy en la línea con Manhattan. También 'Cassandra's Dream', aunque parece de un director totalmente distinto, más de suspense pero también con esos conflictos internos (esta igual estaría más en la línea con Match Point pero es diferente).
    Y termino ya este testamento. Me ha gustado mucho esta entrada :D
    (abrazos eléctricos.)

    ResponderEliminar