Bloque 83 || Los dos tipos de recuerdos de Amelia

by - septiembre 06, 2016

Siempre he pensado que hay dos tipos de recuerdos: los que te cuentan, como la primera vez que me vio Leo. Yo tenía siete meses y lloraba porque se me había caído el chupete al suelo del portal. Mi padre, sudoroso por el calor de mediados de julio, botaba conmigo en brazos con brusquedad, haciendo ver la desesperación de haber dormido dos horas por culpa de la fiebre de su hija, o sea se, yo. El padre de Leo, al que cogía de la mano, nos miró y se ofreció a echarnos una mano, pero mi padre simplemente sonrió, agarró el chupete que le tendía el hombre, y se marchó escaleras abajo sin coger el ascensor porque nunca se tiene uno que fiar de las máquinas.

Y los recuerdos de los que te acuerdas, como la nonagésima vez que me vio Leo. Él estaba fumando en la ventana de su habitación. A pesar de tener 24 años sus padres no le dejaban hacerlo a simple vista, les parecía horroroso y repugnante -o eso les oía algunas veces gritar.-
El caso es que no me di cuenta de que estaba ahí. Fue por eso por lo que entré en mi cuarto, me quité la ropa hasta quedarme en bragas, y caminé alegremente hacia mi escritorio, donde mi padre había dejado una carta. Cuando subí la cabeza para mirar por la ventana lo vi: tenía sus ojos marones clavados en mis curvas, desgastándolas. A los pocos segundos subió la mirada para ahogarse en mis ojos, seguramente en busca de un atisbo de vergüenza que no encontró. Al contrario, medio sonreí. Acercándome a la ventana apoyé mis manos en el alféizar y le sostuve la mirada lo que seguramente fueron setenta segundos larguísimos.
Cuando escuché a mi padre llamar a la puerta le guiñé un ojo antes de correr la cortina.
Recuerdo perfectamente que el aire se había fumado la mitad del cigarrillo, pero no pareció importarle.


@wguail

You May Also Like

8 comentarios

  1. Dime W, ¿te has inspirado en ese vecino que te mira las bragas? Jajaja me ha gustado muchísimo la entrada aunque dicho así suena a poco, escribe más de ellos dos porque la manera que tienes de narrarlo me ha gustado. More more.

    (abrazo fuerte)

    ResponderEliminar
  2. Me ha puesto triste y no encuentro la razón. Creo que a veces quiero un poco eso, que alguien me mire así o sentirme así.
    Me ha gustado mucho, espero más.

    ResponderEliminar
  3. Me he enamorado de la narrativa además de Amelia y Leo. Me encanta, he podido imaginármelo todo a la perfección.

    ResponderEliminar
  4. Me gustan los textos en los que te imaginas perfectamente la escena y los sentimientos de los personajes, como si los estuvieras viendo. Y todo gracias a las palabras. Me ha gustado mucho. Un besito,
    P.G.

    ResponderEliminar
  5. Quiero más, W. Y lo sabes ya sin que te lo diga. Y me voy a cabrear si no escribes más. Aunque me pase un poquito como a Nerea, me entristece no tener unos ojos que me recorran el cuerpo sin frenos, o tal vez es que nunca. Quién sabe nada del destino.

    Quiero más de ellos.

    Te,
    todo,
    S.

    ResponderEliminar
  6. Me ha venido a la cabeza la imagen del Leo de Twin Peaks, por algún motivo. Cuántas historias habrá detrás de cada ventana y cada edificio, y qué inspirador.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  7. Oh, por favor. No sé por qué, al empezar a leerlo me esperaba algún texto triste y nostálgico, pero con el segundo párrafo me ha enamorado. Amelia promete mucho y yo quiero saber más, W <3

    (abrazo de oso)

    ResponderEliminar
  8. Ahora quiero que pase de verdad. Y quiero saber más, de verdad. Hasta la próxima entrada, W.

    ResponderEliminar