J'y Suis Jamais Allée.

by - abril 17, 2016


play

Camino con lentitud, las legañas en los ojos y el pelo enredado. Salgo a la terraza, que está llena de flores en abril, y cojo la regadera. Vuelvo sobre mis pasos, entrando dentro. Camino por los pasillos de parquet que suenan por la noche como si hubiese alguien derrapando en mitad de la oscuridad. Me deslizo, llevo calcetines, y me agarro a los pesados muebles viejos que pertenecieron a mis padres. Llego a la roja cocina, donde casi trastabillo. Consigo mantener, sin saber cómo, el equilibrio para entrar. Las frías baldosas me hielan los dedos de los pies y tengo que darme prisa para no quedarme totalmente congelada. Abro el grifo del agua y espero impaciente a que se llene. Troto, para que mis pies no estén demasiado tiempo en contacto con el suelo. Soy un lindo corcel, me digo sonriendo. Doy una vuelta -trotando.- alrededor de la mesa. No me doy con la pata de una de las sillas de milagro. Miro, de repente, hacia la regadera. Abro la boca y cierro el grifo con urgencia, el agua se estaba desbordando. Me río bajito y para mí, menuda cabeza, menuda maltida cabeza. No se me borra la sonrisa del rostro cuando agarro el objeto empapado y lo vuelco un tanto para vaciarlo un poco. No lo seco cuando lo alejo de la pila, gotea sobre las baldosas, después por el parquet, y por último por el suelo de la terraza
El viento sopla, moviendo las nubes, cuando empiezo a regar las plantas. Tengo flores, amarillas, rosas y violetas. No quiero que se acabe nunca la primavera, me digo mientras canturreo. Un pajarillo curioso se posa en una de mis plantas, lo miro, amenazante. Sé que entiende que si picotea me enfadaré, pero no lo aprueba, por eso no tarda en darle un picotazo al tallo de una. Soltado la regadera de la impresión, corro hacia él, asustándole con un aspaviento acompañado de un gruñido. 
Cuando le veo volar por el cielo suena el grito de un hombre desde abajo. Abro los ojos: ¡mierda, se me ha caído la regadera! He debido de dar a alguien porque no paran de oírse insultos y palabras malsonantes. Suena por todo el barrio, y hace eco en mi pequeña terraza.
 - Bueno. - Me llevo la mano a la boca para que no se oiga mi risa.- Con ese carácter seguro que necesitaba agua para que le crecieran las flores del buen humor.

(si leéis con la canción se siente mucho mejor. Gracias por comentar, compartir y leer)
@wguail 

You May Also Like

11 comentarios

  1. He leído el texto con y sin canción, y sí, le da un toque muy bonito. Fíjate tú qué casualidad que hace un rato estaba leyendo la última entrada de Nepilogue y tenía una canción de Yann Tiersen y después yo me he puesto una playlist con sus canciones, y ahora te leo a ti y suena una canción que hace nada estaba escuchando jajaja

    Me ha hecho mucha gracia la expresión de "Soy un lindo corcel" me parece de lo más divertido. Y luego hay otra cosa que no sé si lo has hecho adrede o sin querer que es escribir "maltida cabeza" en vez de "maldita", eso le da un toque que refuerza más lo que está sucediendo.

    Sin duda un texto muy primaveral, rojo y parisino.

    (abrazo fuerte)

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué magia tienes!
    Has hecho que la canción acabe justo cuando he terminado de leer. Y además he visto la primavera en forma de niña desenfadada. Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito, w. Me he puesto a reír con lo de "soy un lindo corcel". Lo he imaginado y me ha entrado la risa.

    ResponderEliminar
  4. Es precioso W. Muy visual con cada detalle, y yo también lo he terminado justo al acabar la canción (:

    ResponderEliminar
  5. Leer con atención es poder rozar los muebles viejos y robustos para sentir todos los años que llevan viendo sus calcetines bailar por el suelo. Es notar como las flores, amarillas, rosas y violetas se balancean delicadamente al son que les marca el viento que empuja a las nubes.
    No me importaría tomarme un café en esa pequeña terraza repleta de una enorme primavera.

    Un abrazo,
    te,
    S.

    ResponderEliminar
  6. No le vino tan mal el golpe. Hay gente que está como una regadera...

    ResponderEliminar
  7. No me esperaba ese final, pero me ha encantado. Le da un bonito toque de humor al texto.

    (sonrisa de elefante)

    ResponderEliminar
  8. Por favor, no he dejado de sonreír, qué chica más cuqui *_____* pero lo más importante: me ha hecho sentir la primavera.

    Me encanta(s) <3

    ResponderEliminar
  9. A medida que iba avanzando en la lectura de este texto no he podido evitar un pensamiento: es increíble lo muchísimo que has mejorado desde la primera vez que te leí, y llámame tonta pero me siento orgullosa de ello, orgullosa de ti. Consigues que una escena tan sencilla transmita tanto y eso es gracias al esfuerzo que le has puesto durante tantos años a mejorar con cada palabra, con cada letra. Enhorabuena, bonita mía.

    (El acompañamiento de este texto no podría ser más bonito, y chapó por el final inesperado :)

    ResponderEliminar
  10. Qué escena tan entrañable, la verdad, sin necesidad de más. Me he imaginado unos labios rojos y calcetines amarillos.

    ResponderEliminar