Botellas de whisky y balas.

by - abril 13, 2016

- Cómo odio que las compresas estén tan caras. - Resopla con fuerza mientras coge un par de paquetes. El hombre que tira del carro junto a ella medio sonríe.
- ¿Quieres que hagamos fideos esta noche?
- Si lo acompaña una buena botella de whisky ya sabes que me da igual lo que cocines. Como si me cocinas a mí.
- Te cocine o no te voy a comer igual. - Sonríe, dándole un empujón seco al culo de la mujer con el carro. Ésta gira la cabeza antes de sacarle el dedo corazón. - Maldita tuerta.
- No te pases ni un poco que la tenemos. - La mirada de ella es desafiante, como siempre. Él ya la conoce demasiado bien. Muchos años juntos, muchas disputas, muchos tiros. De verdad, si vieseis como tienen la casa de agujeros por las balas.
- Tengamos la fiesta en paz.
- Has empezado tú, que eres un toca huevos. - Vuelve a resoplar antes de colocarse el parche que lleva en el ojo.
Caminan hasta la sección de bebidas. Ella camina con prisa hasta dar con la marca de whisky que bebe. Es algo cara, pero siempre ha pensado que merece la pena. Cuando la agarra acuna la botella como a un niño. Lyon se ríe ante ese gesto.
- Déjala aquí, anda, y no sigas haciendo el tonto.
- Mira que eres plasta, no me dejas hacer nada. - Coge la botella del cuello, y antes de dejarla en el carrito suena un disparo: la botella se rompe en mil pedazos.
- ¡Ru! - Lyon grita con fuerza a la vez que siente varios cristales hincarse en distintos sitios de su cuerpo. Se ha agachado en un acto reflejo y tiene a Rumanía a escasos metros de él, hecha un ovillo.
- Hijos de puta. - La mujer sube la cabeza, enfadada. Tiene la mandíbula apretada, y una pistola en la mano izquierda que ha sacado de vete a saber dónde.
- Ru, me dijiste que nada de pistolas. - Lyon susurró con fuerza.
- También te dije que hasta la muerte nos separe, y no había pensado hacerlo ahora, fíjate. - Se eleva con rapidez y corre para ponerse a cubierto. Sabe que van a por ella.
Se agacha tras una oferta de pañales y desde allí mira hacia todas partes, sin saber quién está al otro lado de los disparos.
- Así no vamos a hacer nada. - se dice, elevándose. - ¡Vamos, da la cara, maldito cabrón! - Vuelve a oír disparos, y es cuando se agacha: ya sabe su posición. Es cuando remiten las balas cuando vuelve a levantarse y corre hacia la sección que tiene justo a la derecha. Con la respiración entrecortada aparta todos los productos de las baldas y comienza a escalarlas con rapidez. Llega arriba del todo y los ve, están justo debajo de ella, y la esperan.
Pero Rumanía es más rápida, siempre es más rápida. Dispara hacia la cabeza de uno, que cae muerto al suelo, mientras el otro la dispara alcanzándole al hombro. Ru no se achanta, es más, emitiendo un grito, dispara hacia la mano que empuña el arma, separándose con violencia de ésta. El horror en los ojos del hombre le comen el rostro, y es cuando echa a correr cuando Rumanía se lanza hacia él desde las alturas, y lo estampa contra el suelo.
- ¿Quién cojones te manda?
- No lo diré jamás.
- Vamos, no te hagas el machito, que yo tengo mucha paciencia y tú demasiados dedos.
- ¡Ru! - Lyon aparece en escena. Tiene la cara ensangrentada por los cristales de antes, y está más enfadado con ella que nunca. - Déjale, vámonos.
- ¿Pero se te va la olla o qué?
- Me prometiste que no habría más. Que nunca más. Que ninguno más.
- Yo sólo me estoy defendiendo.
- Oye, estamos ahora mismo en una situación un poco delicada. - El hombre que está bajo el cuerpo de Ru se molesta ante la discusión de los dos.
- Tú cállate. - Ru le estampa la cara contra el suelo, crujiendo la nariz de él.
- ¡Basta!
- ¡No, basta tú! - Se levanta, encarándose a su marido. - Basta de ponerte en plan pacifista, que nos están atacando, coño. Y se supone que estamos juntos porque sabes que siempre dormiré con el único ojo que tengo abierto, y con una pistola guardada en las botas.
Rumanía arruga los labios y aprieta la mandíbula. Gira la cabeza, mirando al hombre corretear en busca de una salida. Ru profiere una mueca de pena antes de levantar la pistola y dispararle en el cráneo. Después de bajar el brazo mira a Lyon:
- Ahí tienes tu respuesta, métetela por el culo.

You May Also Like

12 comentarios

  1. ¡Cuánto echaba de menos a Ru! Me he emocionado cuando he leído en Twitter que la actualización era de ella.
    Ru no defrauda nunca =)

    ResponderEliminar
  2. DIOSES, LA ECHABA TANTO TANTO TANTÍSIMO DE MENOS.

    Necesito más. De ella siempre más. Y aunque le tiraba las bragas así como muy a lo basto, Lyon siempre será muy mucho mi favorito. Dan ganas de abrazarlo y no soltarle y decirle que todo pasará prontito.

    Ay.

    ResponderEliminar
  3. Muy bien tirado, y me gusta el diseño del blog, voy a hurgar más por aquí...

    ResponderEliminar
  4. Que alegría volver a saber de Ru, de verdad. Es de esos personajes que te hacen sentir vivo y te hacen sonreír con su actitud guerrera. Ojalá siga haciendo de las suyas por aquí acompañada de Lyon.

    (sonrisa de elefante)

    ResponderEliminar
  5. ME ENCANTA ME ENCANTA ME ENCANTA.
    "Hasta que la muerte nos separe..." ¿¡SE HAN CASADO!? Oh Dios mío se han casado qué fuerte. Estoy fangirleando.
    Me encanta Ru, de verdad, aunque Lyon tiene muchísima paciencia para soportarla todos esos años eh? Porque menudo carácter tiene la mujer xD Pero Lyon ya sabía dónde se metía. Y pensar que todo empezó con ella teniendo que capturarlo. Tendrías que escribir un relato con su historia incluidas las antiguas entradas y lo que no llegaste a publicar o escribir *yo voy soltando la idea por si cuela*.
    En el aspecto técnico únicamente destacar, en la línea de "El horror en los ojos..." repites cuando dos veces "es cuando echa a correr cuando Rumanía..."; Y en algún momento también repites el verbo disparar, que es una tontería pero a mí las repeticiones me chirrían. Creo que manejas muy bien la acción porque nos llevas de un lado para otro a un ritmo frenético que te hace sentir la adrenalina, pero sí te diría que cuidases esos pequeños detalles que aunque sean tontería pues si están mejor, mejor ^-^
    Y bueno, que no sé qué decirte de más que ya lo sabes, que sigas escribiendo y regalándonos las andanzas de estos dos porque son amor y balas <3
    (abrazos eléctricos.)

    ResponderEliminar
  6. Joder, es que como para no enamorarse de ella <3

    ResponderEliminar
  7. ¿Pero qué es esto, W.? ¿De dónde ha salido esta mujer? ¿De dónde viene? ¿A dónde va? ¿Qué está pasando?
    Me gusta esta sensación en los labios, de querer saber más.

    ResponderEliminar
  8. ¿Nos podías haber dejado más tiempo sin Ru? Sí. ¿Te lo hubiésemos perdonado sabiendo que seguiría siendo la misma chica llena de sangre, QUESEHANCASADO? No.

    Martha dice verdades como puños, queremos más. O queremos todo, desde el principio.

    (Gracias por todo,
    lo escrito aquí
    y lo que no.)

    Te,
    S.

    ResponderEliminar
  9. ¿Y por qué yo no la conocía? ¿Cuándo me la presentas?*_*

    ResponderEliminar
  10. Pfff conozco a Rumanía pero hacía muchísimo que no leía de ella ni sabía nada, es que cada vez que dices "Ru" me viene el color rojo a la mente y una imagen de una chica de pelo liso apuntando con una pistola, que es la chica de un videoclip de los Arctic Monkeys.
    Me encanta su carácter y su fuerza, creo que tiene eso de ti.

    (abrazo)

    ResponderEliminar
  11. Echaba mucho, mucho, mucho de menos a Ru. Es un personaje demasiado tú. Fíjate que a pesar de no tener esta escena nada "bonitoemotivo" he sonreído mientras la leía, como si me estuviese reencontrando con una vieja amiga.
    Nos traerás más relatos sobre Ru, ¿verdad? ¿O tendré que chantajearte a base de donuts para que vuelva? ;)

    ResponderEliminar
  12. Por qué tan genial y tan corta, vamos a ver. Ru es genial, genial genial. Se echan en falta tus personajes rondando por aquí, W.
    Una escena muy Mr. & Mrs. Smith jajajajajaja.

    No nos dejes otra vez tanto tiempo sin ella, por fa, por fi, porfitas.

    ResponderEliminar