Lecturas || De mujeres protagonistas (I)

by - marzo 05, 2016

El otro día hice una encuesta y como uno de los temas más votados fue lecturas me he animado a hacer tres mini-reseñas de libros que tienen como protagonistas a mujeres. Me da igual que me tachéis de plasta porque últimamente todo gire en torno a mi género, pero paraos a pensar: apenas he leído nada sobre ello en la historia hasta hace poco, me he integrado hace poco en el mundo feminista y en la lucha contra el machismo y el patriarcado. Y lo peor de todo y más alucinante: hasta hace poco no me he dado cuenta de lo arrinconadas que estamos como mujeres en un mundo que, desde siempre, ha estado organizado y llevado por hombres, así que me vais a permitir ser todo lo pesada del mundo, porque hace poco que me he descubierto como mujer, y no dejo de pensar que he perdido demasiado tiempo de mi vida sin saber todo lo que puedo hacer como persona. (Este tema es un tema del que ya hablaré en otra entrada, porque me interesa bastante y me apetece dar mi opinión sobre el feminismo, la historia de la mujer y todas sus vertientes.)


RESEÑAS I

1. PERSÉPOLIS


Persépolis es la historia autobiográfica de la iraní Marjane Satrapi, la historia de cómo creció en un regimen fundamentalista islámico que la acabaría llevando a abandonar su país. El cómic empieza a partir del año 1979, cuando Marjane tiene diez años y desde su perspectiva infantil es testigo de un cambio social y político que pone fin a más de cincuenta años de reinado del sha de Persia en Irán y da paso a una república islámica. Además de diferenciarse de los demás niños por haber sido educada al estilo occidental dentro de una familia de clase alta y por unos padres de ideología progresista y partidarios del islamismo moderado, "Marji". Al tiempo que va creciendo, Marjane se da cuenta de que el nuevo régimen islámico por el que lucharon sus padres ha caído en manos de los integristas y que no trae consigo nada bueno. 

En este punto acaba la historia del primero de los cuatro álbumes que componen Persépolis. El segundo ocupa el periodo de 1980 a 1984 y tiene como trasfondo la guerra entre Irán e Irak a mitad de los ochenta y el inicio de su adolescencia. El tercer álbum se centra en las múltiples penurias y peripecias vitales que vivirá la autora en Austria entre 1984 y 1989, donde es enviada a vivir por sus padres para protegerla tanto de los bombardeos como de los problemas legales en los que podría acabar de continuar con su conducta, que no siempre se adecuaba a las costumbres propugnadas desde el gobierno islámico. El cuarto y último presentará su regreso a Irán, una época en que realiza sus estudios de bellas artes en Teherán, y tras vivir en Europa varios años nos explica como tiene que volver a acostumbrarse nuevo a las condiciones de vida bajo el régimen chiita de los ayatolá.

_____________________________________________________________

Me lo leí hace unos años, fue un regalo que me gustó muchísimo porque supe que me lo hicieron a conciencia de lo que estaba florenciendo en mí. Me encantó, es un libro muy ameno que trata temas de historia, cosa que me encanta. Al principio del libro te hace un resumen histórico para que te pongas en situación, y después empieza la historia de la niña que después se hace mujer. De sus ideales, como evolucionan, como se aprisionan contra su corazón y la hacen actuar. A mí personalmente me encantó y es un libro que siempre he recomendado, y que hace poco me han dicho que les ha encantado dicha recomendación y me lo quieren robar (cosa a la que me niego rotundamente, he de añadir). 




2. CÓMO SER MUJER.



No hubo nunca mejor época que ésta para ser mujer: tenemos el voto y la píldora, y desde 1727 ya no nos envían a la hoguera por brujas. Pero, ¿cómo ser mujer? Esa es precisamente la gran, eterna pregunta a la que Caitlin Moran se propone responder en una obra que aborda a calzón quitado –a veces literalmente–, con inteligencia, desvergüenza e ironía y también una salvaje franqueza, los principales aspectos de la condición femenina. Mezcla de libro de memorias y de divertida vociferación, apoyándose siempre en sus experiencias como mujer, feminista e hija de una familia numerosa y proletaria, Caitlin Moran se describe con una sinceridad y una audacia militantes, y habla con absoluta sinceridad de su relación con su cuerpo. Y con la comida, con los hombres, con el trabajo, la sexualidad, la maternidad, el aborto. Pero también escribe sobre la importancia de Lady Gaga, y los errores y horrores de la depilación más íntima, o el botox. Y sobre mucho más.

Así, alternando provocativas observaciones sobre la vida de las mujeres con historias ferozmente divertidas sobre sí misma, desnuda, deconstruye y arroja al fuego la imagen políticamente correcta de la mujer del siglo XXI. Y nos descubre página tras página esos secretos que se cuentan en voz baja las amigas verdaderas, y no esas equívocas colegas que jamás se quitan la máscara de la feminidad perfecta.
_____________________________________________________________

Otro de los amores de mi vida hecho libro. Me encantó, no hay cosa que me disgustara o que no compartiera. Da una visión realista de lo que al final somos las mujeres, de lo que podemos querer, aportar, por lo que podemos luchar, de nuestros miedos, de la sociedad, de las opresiones. A mí es un libro que me ha enseñado muchísimas cosas, de verdad, muchísimas. Me ha hecho quererme, querer luchar, querer seguir soñando porque en un mundo de hombres haya hueco para las mujeres. Además, ella personalmente me encanta, la he leído en varias entrevistas, y no sé, chicas y chicos, sólo os digo que la recomiendo tantas veces que hasta me duele, y me alegra que haya podido leer algo así en mi vida.




3. LA CAMPANA DE CRISTAL


Fue publicada en 1963 en el Reino Unido bajo el seudónimode «Victoria Lucas» y en 1967 bajo el nombre real de la autora. En Estados Unidos apareció por vez primera en 1971, siguiendo los deseos del marido de Plath, Ted Hugues, y de su madre. Se trata de una novela semi-autobiográfica, en la que los nombres de personas y lugares están cambiados. Se la suele considerar también como un roman à clef, en la que el descenso del protagonista en una enfermedad mental recuerda el de la propia autora en lo que pudo ser un trastorno bipolar o una depresión. Plath se suicidó un mes después de que la novela se publicase en el Reino Unido.
_____________________________________________________________


Admito que el libro me costó bastante, pero cuando terminas de leerlo la realidad te da de bruces: estar sometida por la sociedad cuando eres capaz de hacer grandes cosas y acabar con una depresión enorme sólo porque a tu alrededor el mundo te pide que seas y que hagas 'x', que estudies, que trabajes, que no pierdas el tiempo. Tienes tal abanico de oportunidades que la sola idea de elegir uno de ellos ya te abruma, te paraliza, y terminas por no elegir ninguno por miedo al qué dirán, por miedo a haber elegido la opción incorrecta, la opción fallida, la mala opción. Este libro me ha enseñado que la vida es corta, muy, muy corta, como para estar lamentándose por todo lo que no hiciste por miedo a equivocarte. No hay que tener una vida llena de millones de experiencias para que sea una vida plena y feliz, no, no es cierto lo que nos cuenta la sociedad podrida, no. Hay que hacer todas las cosas que quieres de verdad, y sólo con eso podrás llegar a ser realmente feliz, alguien que se siente completo.
Es una novela que muestra muy bien esos deseos sociales para con la mujer en el siglo XX y que aún duran a día de hoy: casarse con un buen esposo, ser madre, dejar el trabajo para poder serlo, ser recatada, fina, inteligente, alguien capaz de todo pero sin excederse, no vaya a ser que los hombres se asusten y te quedes sol.te.ro.na.
Lo recomiendo mucho, aunque sea un poco lento, porque enseña a vivir de verdad.



Los textos en cursiva están cogidos de internet, son las contraportadas de los libros o los resúmenes de estos. Con esta entrada no he querido excederme mucho, porque considero que la gente tiene que leer los libros por su propia cuenta, que simplemente hay que dejar un poco de cada uno para que den ganas de leerlos y que, tras la lectura, cada uno tenga su propia conclusión. Así no hay spoilers ni nada por el estilo, aunque los tres no dan pie a que haya mucho spoiler ya que son autobiografías y supongo que, más o menos, sabemos quiénes son estas tres mujeres.
Espero que os haya gustado, y si os leéis alguno de los tres no dudéis en comentarme qué os han parecido. Gracias por leer, por comentar y por estar.

@wguail || ask

You May Also Like

12 comentarios

  1. 'Persépolis' siempre me mira con ojillos de cordero cuando me cruzo con él en las librerías, pero nunca me animo a ceder a sus encantos. A ver si me dejo llevar por él pronto.
    Sería un momento perfecto en mi vida para leer 'La campana de cristal', pero, ay, me da un poco de susto reconocerme demasiado en Sylvia.

    (sonrisa de elefante)

    ResponderEliminar
  2. De Persépolis vi una película de animación cuando estaba en el instituto, ya no recuerdo si fue en Ética o en Filosofía (no lo recuerdo bien porque en ambas me daba la misma profesora). La verdad es que recuerdo la película a grandes rasgos, pero todavía tengo la sensación de que era un gran descubrimiento; lo peor era el resto de mi clase, que ni atendía ni se molestaba en intentar entender la realidad de la película. La verdad, siempre que paso por alguna librería y lo veo me pregunto por qué no lo he leído ya. Creo que ahora que soy más consciente de todo debería ser hora.

    A Caitlin Moran le tengo unas ganas enormes. Tanto este libro como "Cómo se hace una chica", sí. Y creo que me va a encantar de una manera flipante, la verdad. A ver si saco unos eurillos y pillo uno de los dos, porque estoy deseandito leerlo.

    Y bueno, a Plath siento decir que no la he leído, aunque desde hace tiempo también tengo cierto interés. Me llama muchísimo la atención su poesía, sí, y últimamente tengo muchas ganas de meterme en ese mundillo y leer a autores extranjeros (no porque aquí no haya buena poesía, sino por descubrir un poquito lo que hay más allá de las fronteras españolas).

    Me ha gustado mucho la entrada. ¿Pa cuándo hablamos de feminismo? Hablemos de feminismo. Mucho, siempre.

    Por favor.

    (un abrazo enorme)

    ResponderEliminar
  3. Tres nuevas lecturas para la lista en Goodreads. ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  4. Me encantan este tipo de entradas y me alegro de que hayas decidido hacer reseñas de los libros que has leído y demás.

    Y me encanta que los tres estén escritos por mujeres y traten sobre lo que tratan. Estoy deseando leer alguno.

    Un abrazo, pArisina. :)

    ResponderEliminar
  5. Es curioso porque mi experiencia leyendo a Plath fue completamente opuesta. El libro me absorbió por completo y tarde muy poco en devorarlo. Me apunto la primera lectura, de las otras dos no podría estar más de acuerdo con tu opinión :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Todavía no sé por qué narices no me he hecho con ninguno de Caitlin Moran, pero sí que he leído los otros dos libros de los que hablas, y son una preciosidad.

    Con Plath me pasó lo mismo, pese a tener un final bastante optimista, recuerdo que me entristecía mucho su situación. Y a ratos me identificaba con ella, sobre todo con esa metáfora de la higuera, las ganas de querer abarcarlo todo al mismo tiempo.

    Persépolis lo leí cuando era más pequeñita, quizás a la edad de Marji en los primeros tomos. Los últimos me los leí hace unos años, y la verdad es que le tengo un montón de cariño, porque me ayudaron a comprender mejor la situación en Irán y a ser más abierta de miras.

    En fin, que me parecen tres libros geniales para introducir a alguien a la literatura feminista ♥

    ResponderEliminar
  7. Querida, acabo de ver que estoy en "me quedaría a vivir", y mira, no. Te secuestraría a pro o en contra de tu voluntad.

    Dicho esto, decir que siempre he sentido curiosidad por leer a Plath, pero nunca me acabé de decidir, así que creo que el primero que lea será ese, porque me fio de ti y porque necesito que la realidad me dé de bruces.

    Háblanos de feminismo, leerte cuando hablas de cosas tan importantes en la historia, como cuando hablas de historia, me llena de ganas de sentarme como los indios y escucharte, escucharte durante horas.

    Te,
    un abrazo,
    S.

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué bonitas las entradas en las que hablas de libros!

    Persépolis es una maravilla, la adaptación audiovisual es preciosa, la brutalidad del mundo real se nos acerca literaria-cinematográficamente y tiene un valor impresionante.
    Sylvia Plath me volvió loca. Tras leer la Campana de Cristal veía la muerte en todos los sitios; imaginaba inundaciones, hogueras, me faltaba el oxígeno. Fue muy duro leer ciertos fragmentos, pero es un libro que debería leerse, siempre.
    No paro de leer buenas críticas sobre Cómo ser mujer, pero aún no me animo a leerlo, siento que aún no es el momento, ¿te ha pasado alguna vez? Los libros tienen imán.

    Muchos abrazos y olas de mar.

    ResponderEliminar
  9. Conocía la animación de Persépolis pero no tenía ni idea de que fuese un libro, me lo apunto para cuando termine Cómo ser mujer, que llevo leyendo desde hace un tiempo tras tu recomendación (aún no te he dicho nada porque voy por la mitad, pero me está resultando una lectura interesante aunque en algunos puntos no esté muy de acuerdo con la autora). De La campana de cristal no puedo decir nada malo porque mi fascinación por los poemas de Sylvia Plath no me dejan ser objetiva.

    Qué entrada tan bonita, W. Pero qué voy a decirte yo, si ya sabes que en este tema me meto siempre de lleno ^^

    Un abrazo enorme <3 <3 <3

    ResponderEliminar
  10. Tres libros que no paro de ver recomendados y que en cuanto baje la lista de pendientes creo que se vendrán conmigo. Si encima los recomiendas tantos pues con más motivo me los apunto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Ver ahí "Cómo ser mujer" me encanta, porque es un libro que considero lectura obligatoria para que todo el mundo pueda introducirse en el feminismo y sea verdaderamente consciente de la situación actual de la mujer en un mundo que, aunque muchos opinen lo contrario, sigue desplazándola a un segundo plano, a un complemento del hombre.
    En cuanto a las demás lecturas, me apunto ambas, aunque reconozco que "La campana de cristal" me ha llamado especialmente la atención, quizá por la situación personal de la protagonista (ya me entiendes) Espero tener pronto tiempo para ir a por él, creo que disfrutaré mucho con su lectura y, es más, puede ser de gran ayuda para mí.
    Muchas gracias por las recomendaciones, bonita. Sigue haciendo entradas así <3

    ResponderEliminar
  12. No me he leído ninguno de los tres aunque los dos últimos los tenía pendientes, sobre todo el de «Cómo ser mujer», pero la biblioteca no lo tiene así que me veo un largo tiempo sin él, y eso que ahora al leer más y ver lo que te ha hecho sentir me dan más ganas.

    (abrazo)

    ResponderEliminar