Hogar del norte.

Muchos de vosotros y vosotras sabéis que tengo otro Refugio en el norte que, rodeado de playas, es de todos los tonos de azules y su verde me inspira calma. Por eso he querido traeros fotos de los sitios a los que hemos ido en estas vacaciones, y por primera vez, ponerle nombre, cara y lugar a algunos de los escondites por los que me pierdo (al menos y si se puede), una vez al año desde que tengo memoria.

De los roles sociales.

Hace mucho tiempo que estuve pensando sobre cuáles eran los roles que a mí, más allá de los que la sociedad me imponía por ser mujer, se me anclaban bajo el brazo por ser yo, While. Me replanteé muchas cosas, muchas sogas al cuello, muchos comentarios que buscaban hacerme reír pero que no lo lograron, y entonces desemboqué en esta entrada con la esperanza de haceros ver que, por mucho que de normal sea alguien alegre, no voy a estarlo siempre. Que por mucho que aquella persona de allí sea más tímida, no tiene por qué ser la callada o la tímida.